aborto-clandestino

El aborto clandestino

El aborto clandestino es inseguro porque no se da en condiciones que puedan garantizar una intervención óptima. Se recurre a personal no especializado. Se pone en riesgo la vida de la mujer. Las hemorragias y otras complicaciones del aborto incompleto son una de las causas de la mortalidad materna.

El abandono de la pareja, la carencia de los medios económicos necesarios para criar a un niño, el temor a la opinión del entorno social o peor aún a la reacción de unos padres muy estrictos, obligan en muchos casos a las mujeres a interrumpir un embarazo no deseado, buscando la ayuda de personas no preparadas, en un recinto carente de las condiciones mínimas de salubridad y arropados por la clandestinidad, convirtiendo el acto en un aborto inseguro

aborto-clandestino-metodosLa misma falta de condiciones higiénicas y sanitarias mínimas, aunado a la ausencia de adecuados cuidados post-quirúrgicos y el desconocimiento médico, inciden en los altos índices de mortalidad y morbilidad materna en el en la mayoría de los países del mundo, esto según estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyos informes establecen que unos 20 millones de abortos clandestinos son realizados anualmente en los países donde es ilegal su práctica, lo cual los convierte en actos inseguros que llevan irremediablemente a la muerte de un porcentaje altísimo de mujeres en edad reproductiva.

Es justamente en este punto donde comienza la discusión acerca de la pertinencia o necesidad de la legalidad del aborto.

Argumentos a favor y en contra del aborto

Por una parte se considera que el aborto debe formar parte de la declaración de derechos fundamentales de la mujer, sin tomar en cuenta su país de origen o residencia, puesto que el número de muertes ha ido en aumento en los últimos años y es necesario poner fin a esta situación, donde se le niega a la mujer, continuar viviendo bajo las condiciones que ella merece.

Aborto-clandestino

Otro argumento de quienes están a favor de legalizar el aborto es que, los gobiernos deben establecer políticas dirigidas a desarrollar programas que reduzcan la inseguridad de la salud al realizarse aborto y ofrecer facilidades para practicarlo, acompañado de atenciones post aborto para evitar complicaciones, a fin de garantizar la vida a la mujer. Es decir que mientras las mujeres tengan acceso a lugares libres, salubres y seguros para practicarse el aborto, será más seguro para su salud y para la preservación de su vida.

Otra posición es la que se basa en la moral y el punto de vista religioso, pues es justamente a través de la esta, que se sataniza y penaliza moralmente el aborto. En primer lugar, se establece que sólo Dios (cualquiera que cada religión adore) es el único que otorga y quita la vida; que la mujer no tiene derecho alguno a decidir lo que pasa con su cuerpo; que hacerlo implica un pecado mortal; también que abortar es asesinar; y que debió pensar bien las consecuencias antes de embarazarse y no después. Incluso llegan a formular opiniones en contra de la anticoncepción de emergencia (o píldora del día siguiente) argumentando que desde el momento del encuentro óvulo-espermatozoide, ya nace una vida y no es legal ni moral el negarle su desarrollo.

En ambos casos, las posiciones son rígidas y no admiten discusión, el debate acerca de la necesidad de la declaración del aborto como una cirugía legal, continúa siendo una controversia en muchos países del mundo.

Procedimientos más populares

Los procedimientos aplicados a la realización de un aborto clandestino son invasivos y aunados a la falta de condiciones salubres peligrosos para la salud de la mujer e incluso pueden llevarla a la muerte, a saber:

  • Inyecciones vaginales contentivas de soluciones jabonosas, desinfectantes de todo tipo e incluso refrescos de soda. También se practica introducir mezclas tóxicas como herbicidas y líquidos inflamables. Todo esto puede ocasionar el “síndrome de choque tóxico” y hasta llevar a la inmediata muerte de la mujer.

  • El uso de hierbas naturales se aplica a fin de provocar contracciones de los músculos abdominales tan fuertes y frecuentes que terminan por expulsar el feto. Las reacciones alérgicas son muy frecuentes al aplicar este método.

  • Un método muy popular aplicado por las llamadas “clínicas de abortos” clandestinas y lamentablemente tan diseminadas en los países que consideran ilegal el aborto, es el de la ruptura del saco amniótico en la matriz, utilizando un instrumento punzocortante. Usualmente se utiliza un alambre o aguja de tejer. Por supuesto que son objetos no esterilizados y por ende provocan fuertes infecciones que podrían derivar en sepsis, lo que conlleva a la muerte. Usando estos instrumentos, también se corre el riesgo de perforación de órganos, lesiones que si no son atendidas adecuadamente provocarían la muerte.

En todo caso, está comprobado que la realización de abortos clandestinos es más perjudicial que beneficiosa.

Tu opinión cuenta, ¡comenta!

comments