Conoce la amniocentesis y los riesgos para tu bebé

Esperar a un nuevo integrante en la familia es de lo más bello que puede haber en la vida, absolutamente todo el proceso por el cual hay que pasar se recibe con una sonrisa, porque aunque a veces es un poco doloroso y atemorizante, sabemos que al final la espera habrá valido la pena al ver a una nueva vida salir de tu vientre.

Una de las partes que más nos encanta del proceso de esperar al nuevo integrante de la familia, son las ultrasonografías es, donde podremos saber cuál es el sexo del bebé e incluso nos daremos cuenta de si vienen gemelos o más; por supuesto que también algún punto es muy atemorizante, porque todo padre ha tenido alguna vez una pesadilla al respecto de ver a sus hijos incompletos y con las ultrasonografías 3D, puedes ver a tus hijos mucho mejor.

Pero si eres de los padres que van más allá y para quitarse toda duda buscan hacer durante el embarazo pruebas genéticas, entonces probablemente ya escuchaste al respecto de la amniocentesis e incluso hasta has pensado en practicártela; si este es el caso, queremos hablarte al respecto de esta prueba, decirte todo lo que necesitas saber y porque no, mencionarte que hay otras opciones más seguras para ti y para tu bebé.

Índice

    ¿Qué es exactamente la amniocentesis?

    Como ya te dimos una idea en el párrafo anterior, la amniocentesis es una prueba genética, que se puede practicar durante el embarazo para obtener información importante acerca del desarrollo del bebé cuando aún falta bastante tiempo para que venga al mundo; el propósito de la prueba es lograr detectar si hay alguna anomalía en el mismo, para saber a tiempos y puede empezar a tratarse antes de que cause un daño irreparable en el resto de la formación.

    Generalmente esta prueba se hace para saber si el bebé tendrá algún tipo de problema genético, como el síndrome de Down por ejemplo; lo que ocurre es que gracias a esta prueba se puede hacer un análisis de todos los cromosomas de tu bebé aún sin haberse terminado de formar y sin haber nacido, algo muy parecido a los avances en el mapeo del genoma humano.

    Para realizar esta prueba, se tiene que extraer un poco de líquido amniótico en el que el bebé se encuentra dentro del vientre, analizando todo lo que éste contiene, es que se puede hacer también el análisis detallado de todo el mapa cromosómico y genético de la criatura que está formación dentro de la madre; cabe recalcar que este es un procedimiento invasivo, por la forma en que se practica y ya se ha asociado al mismo, como repercusión a esta práctica, abortos espontáneos que se han dado justo después de haberle hecho este análisis a la madre.

    ¿Cómo se lleva a cabo esta prueba?

    Como ya te habíamos mencionado, se necesita obtener parte del líquido amniótico para poder realizarla y por consiguiente se tiene que introducir una aguja hueca en el vientre, es delgada y es lo suficientemente larga como para atravesar su piel, músculo y llegar hasta ingresar al saco de líquido amniótico donde el bebé se encuentra alojado; al llegar a ese punto, se extrae con la aguja aproximadamente una onza de líquido amniótico y se retira la misma. Luego de ello, el bebé tendrá que producir la cantidad de líquido amniótico que se extrajo.

    Aunque extraer el líquido sólo tarda aproximadamente 30 segundos, el proceso completo de la amniocentesis puede durar hasta media hora, pues se tiene que estar monitoreando por medio de ultrasonido al bebé en todo momento, para asegurarse de que la aguja entrará por un lugar del cual este alejado y no le pueda causar ningún daño; recordemos que este proceso se hace aproximadamente entre el cuarto y quinto mes de embarazo y obviamente el bebé es muy frágil aún.

    ¿Es dolorosa la amniocentesis?

    La verdad es que esto es muy variante, dependiendo de la madre e incluso puede variar en la misma mujer entre los diferentes embarazos que ella pueda tener; puede sentirse desde solamente el pinchazo de cuando entra la aguja, hasta sentir presión constante mientras ésta está en el vientre y se extrae líquido.

    En todo caso, la madre puede escoger que se le haga una anestesia local para no sentir dolor alguno, pero esto también significa que tendrá que recibir siempre un pinchazo de aguja para que se le administre la anestesia y algunas mujeres dicen que es más doloroso el ingreso de la anestesia, que la extracción del líquido amniótico.

    A pesar de que se supone que esto no le causa ningún problema al bebé, ya se han presentado casos de abortos espontáneos poco después de haber realizado este procedimiento invasivo; muchos médicos tratan de ocultar dichos resultados diciendo que cualquier embarazo que no ha llegado a seis meses, sigue teniendo altas posibilidades de abortos espontáneos y que no pueden saber si los abortos fueron por ese riesgo común o en realidad por haber realizado esta prueba.

    ¿Es de verdad útil y fiable la prueba?

    Esta es otra cosa que tiene mucha tela por cortar, pues resulta que hay cierto porcentaje de casos en los que existe algún problema específicamente con la muestra que se tomó y por consiguiente, la prueba no produce ningún resultado útil a los médicos; cuando éste no es el caso, sí es posible diagnosticar con toda seguridad si el bebé tiene algún problema genético o lo tendrá.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir