¿Existe alguna prueba alternativa a la amniocentesis?

Gracias a Dios, para tu tranquilidad, para la tranquilidad de tu pareja y por supuesto, mucho más importante, para la seguridad de tu bebé, no existe solamente una sino que hay disponibles en los laboratorios cuatro pruebas alternativas que pueden brindarte exactamente los mismos datos de la amniocentesis y a diferencia de ésta, en ningún momento hay peligro de un aborto espontáneo por practicar ninguna de estas, ya que no son procedimientos invasivos ni en lo más mínimo.

Las pruebas de las que te hablamos son análisis que se hacen por medio de extraer sangre a la madre como en cualquier chequeo rutinario, de su brazo o de su mano, sin poner en ningún tipo de peligro a su bebé o a ella; otras de estas pruebas se realizan por medio de análisis en la orina de la madre y obviamente, al igual que en el caso anterior, no hay ningún riesgo ni para el bebé ni para su progenitora, por consiguiente son las pruebas que más podemos recomendarte.

Prueba de detección de AFP

Esta es la primera y más conocida de las pruebas alternativas a la amniocentesis, probablemente porque es la que tiene más índice porcentual de aciertos al practicarse y porque puede detectar una gran cantidad de anomalías con una sola prueba; las siglas del nombre de esta prueba significan alfafetoproteína y se trata básicamente de hacer un análisis de esta proteína que se encuentra en la sangre de la madre.

La alfafetoproteína es producida por el hígado del feto y se encuentra presente en un inicio en el líquido amniótico, luego atraviesa la placenta y al final llega al torrente sanguíneo de la madre; también se le conoce como análisis de suero materno y puede decir muchas cosas por medio de sus resultados, te diremos algunos de los que pueden ser probables si los niveles de AFP en la sangre de la madre son anormales:

  • El bebé podría sufrir de síndrome de Down
  • Es probable que el feto tenga defectos en las paredes de su abdomen
  • Es un embarazo de mellizos
  • Defectos asociados al tubo neural abierto del bebé, como la espina bífida por ejemplo
  • Errores en el cálculo de la fecha del parto; esto ocurre porque los niveles de AFP varían durante todo el embarazo
  • Otros defectos o anomalías de cromosomas

Prueba de la GCH

Esta también es una hormona que aparece tanto en la sangre como en la orina de las mujeres embarazadas inclusive después de tan sólo 10 días de estar en cintas; por sus siglas en inglés, este nombre significa gonadotropina coriónica humana y se produce en la placenta.

Por medio de la cantidad de esta hormona en la sangre de la mujer, se puede calcular la edad totalmente exacta del feto y en el caso de lo que nosotros estamos analizando, también se puede diagnosticar si hay algún embarazo anormal, como por ejemplo si la madre presenta un embarazo molar, embarazo ectópico e incluso puede avisar de si habrán abortos espontáneos potenciales.

Por supuesto que en las cuestiones cromosómicas y genéticas, esta prueba puede detectar también amplias posibilidades de que el bebé pueda tener síndrome de Down; esta prueba es en especial buena para la madre, porque también puede diagnosticar alguna anormalidad que pueda ocurrir con ella y que no tenga relación directa con el embarazo.

Cuando los niveles de CGH son demasiado altos, pueden significar que la madre tiene cáncer ovárico, coriocarcinoma uterino o mola hidatiforme uterina; por otro lado, si los niveles de esta hormona son menores a lo normal, puede significar mortinato, que hubo un aborto incompleto, embarazo ectópico o que hay amenazas fehacientes de un aborto espontáneo.

Estriol Libre e Inhibina A

Estos dos también son exámenes alternativos para detectar anomalías cromosómicas o genéticas en un feto, pero por ser menos potentes y claros sus resultados, sólo se utilizan generalmente como confirmaciones de los dos anteriores; el primero de los dos mencionados es una forma modificada de la hormona de estrógeno, que se produce en el feto y en la placenta y que puede ser detectada por los niveles del torrente sanguíneo de la madre.

La segunda es una hormona que se secreta solamente por la placenta y que también llega al torrente sanguíneo materno y puede detectarse por medio del mismo; para que éstas últimas aporten mejores datos, es necesario que se dé también información al respecto de los antecedentes técnicos de los padres e incluso el contexto específico de su edad y peso en el momento de concebir al bebé.

La prueba cuádruple

Esta es la prueba que nosotros más podemos aconsejarte, todo es cuestión de que encuentres un laboratorio que la lleve a cabo y es que básicamente significa que te harán el análisis de todas las pruebas anteriores al mismo tiempo, para poder tener resultados mucho más amplios y específicos; con la sangre de la madre, se hace un análisis de la proteína AFP, de la hormona GCH, de la forma de estrógeno llamada Estriol libre uE3 y de la hormona Inhibina A.

Sin lugar a dudas, hacer estas cuatro diferentes pruebas, ya sea por medio de extracción sanguínea o al entregar una muestra de orina, tiene mucho menos peligro para el feto y para la madre que un procedimiento invasivo como la amniocentesis; los riesgos ante estas pruebas son básicamente no los y es prácticamente impensable que el realizar las pudiese tener resultados tan trágicos como el hecho de causar un aborto espontáneo, algo que sí es posible al hacerte la prueba de la amniocentesis.

Ante todo, lo más importante al momento de que te hagas análisis, es que sepas que es por el bien de tu bebé y que tienes que estar totalmente cómoda con el proceso por medio el cual la prueba se haga, para que te sientas tranquila y puedas tener confianza plena en los resultados, pues incluso psicológicamente podría jugarte en contra alguna plática al respecto de estas pruebas.

En todo caso siempre tienes que buscar ser asesorada por profesionales y sin lugar a dudas podrás hacerles llegar cualquier duda que tengas al respecto de todos los análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir